la chica de nieve, reseña
Lecturofilia Reseñas

La chica de nieve, de Javier Castillo

Inmiscuirte en un libro de Javier Castillo es saber que no vas a poder dejar de leer hasta saber el final de la trama. Y eso mismo es lo que ocurre con su cuarta obra, La chica de nieve, su libro más realista, reivindicativo y que consigue plasmar a la perfección la realidad que hay tras una desaparición.

Narrada a través de diferentes voces y espacios de tiempo, La chica de nieve cuenta la historia de Kiera Templeton, una niña de cuatro años que desaparece durante la cabalgata de Acción de Gracias en Nueva York. Estamos a finales de los 90’s y el morbo periodístico que envuelve al caso hace que la historia se convierta en carne de titulares sensacionalistas con el único objeto de vender más periódicos.

Miren, una estudiante de Periodismo, convierte este caso en su desafío personal, queriendo hacer una investigación exhaustiva lejos de las líneas amarillistas que persiguen el resto de medios de comunicación. Su único objetivo: saber dónde está Kiera y qué es lo que ha pasado con ella.

Durante la obra, Javier Castillo es capaz de esbozar una crítica tanto al mundo del periodismo sensacionalista como también al sistema judicial. Podemos encontrar dentro de la trama a agresores sexuales que no conocen el peso de la justicia o a una familia para la que el machismo y la violencia de género es el pan de cada día. Pero lejos de soltar la crítica, la incluye en el papel de los personajes para que el lector sea capaz de ponerse en la piel del otro y entender determinadas situaciones.

Castillo es capaz, sin justificarlo, de poner humanidad en el papel de los secuestradores, que lo único que pretendían era poder sentir lo que es tener un hijo. ¿Hasta dónde puede llegar una persona para alcanzar su sueño de ser madre o padre?

Solo aquellos que no dejan de buscar se encuentran a ellos mismos

Símil con Heavy Rain

La trama me ha recordado mucho al clásico vídeojuego Heavy Rain que trata precisamente de la desaparición de un niño que termina siendo investigada por una periodista. Las dos tramas, por ejemplo, utilizan el elemento del globo al principio de la desaparición.

En el videojuego, en uno de los finales (porque hay varios) es la periodista quien resuelve el caso, publica un libro con la investigación y termina ganando el premio Pullitzer. 

Encuentra lo que amas y deja que te mate

Opinión personal

La chica de nieve es, desde mi punto de vista, la mejor obra de Javier Castillo. Presenta una trama más sencilla y con la que me ha sido mucho más fácil identificarme con los personajes. Al fin y al cabo, una desaparición de un menor es algo que, desgraciadamente, se ve en los medios de comunicación más a menudo de lo que nos gustaría .

Miren es un personaje arrollador, para mí es el eje principal de la trama y la que da sentido a toda la historia. Es un personaje del que aprendes una mucho y para los que somos periodistas, te reconecta con la profesión. 

En definitiva, Castillo vuelve a sorprender dentro de la novela negra policíaca, consagrándose como uno de los  maestros de este género en nuestro país y, sobre todo, enganchando a miles de lectores a unas historias que no dejan indiferente a nadie.

Es increíble lo rápido que avanza el tiempo cuando quieres que no lo haga y lo lento que lo hace cuando necesitas que acelere

Compra este libro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quizás te interese...

Lo más leído