Lecturofilia, Reseñas

Pan de limón con semillas de amapola, de Cristina Campos

Cercana y realista. Así es la primera obra literaria de Cristina Campos, titulada Pan de limón con semillas de amapola, una novela donde el papel de la mujer es el protagonista y donde los personajes te hacen ser cómplice de una trama sencilla, pero apasionante.

Pan de limón con semillas de amapola trata sobre las vidas de Marina y Anna, dos hermanas que han tomado caminos laborales muy diferentes. Marina es cooperante de Médicos Sin Fronteras en Etiopía, donde vive con su novio Mathias. Anna, por su parte, vive donde creció con su hermana, en un pueblo del interior de Mallorca y está casada con un millonario arruinado con el que vive el machismo en primera persona.

Ambas, tras años sin tener una relación fluida, se reencuentran tras recibir por parte de una mujer misteriosas la herencia de un molino de pan. Este regalo les hace replantearse su vida, los caminos que quieren tomar y les embaucará en una investigación para descubrir quién era la dueña del molino.

La trama está contada a través de un narrador omnisciente, en tercera persona, lo que consigue que la historia esté tratada de un modo más objetivo.

El feminismo es uno de los temas protagonistas. La mayor parte de personajes que aparecen en el libro son mujeres, mujeres que en su mayoría son independientes, que se enamoran, que sienten, que tienen ganas de trabajar… Son mujeres fascinantes, reales, que puedes encontrar en tu círculo más cercano.

Sin lugar a dudas, Marina ha sido la que más me ha robado el corazón. Lucha por lo que quiere sin miedo al qué dirán, ella lleva las riendas de su vida y no depende de nadie. Por su lado, su hermana Anna vive a merced de su marido, un constructor arruinado que le es infiel. Durante la obra Anna es la que más se transforma, la que despierta de a realidad en la que vive y empieza a vivir por y para ella. Es muy necesario en los libros personajes como Anna, porque en la sociedad en la que vivimos están más presentes de lo que creemos.

También trata otros temas como la adopción y la dificultad de las parejas para llevar a cabo los trámites; el cáncer de mama y la homosexualidad de dos mujeres.

Pan de limón con semillas de amapola cuenta con una prosa cuidada, sencilla… Es un libro que se lee rápido y que no te deja indiferente. La trama es especial y necesaria en la época en la que vivimos. Sin lugar a dudas, un libro muy recomendable para cualquier lector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *