Lecturofilia, Reseñas

Suenas a blues bajo la luna llena, de Paola Calasanz

Escribía Shakespeare en La Tempestad (1611) que estamos hechos “de la misma materia que los sueños, y nuestra pequeña vida cierra su círculo con un sueño”. Pero ¿qué es verdad y qué no del mundo que nos rodea? ¿y si todo aquello que creemos que es real no es más que un sueño? Estas preguntas son cuestiones que nos hemos hecho todos al menos una vez en la vida. Gracias a la última novela de Paola Calasanz, “Suenas a blues bajo la luna llena”, vuelves a pensar acerca del fino hilo que separa la realidad del sueño.

Suenas a blues bajo la luna llena

La cuarta novela de Paola Calasanz tiene como protagonista a Violeta, una joven que roza la treintena y que sigue enamorada de su exnovio Tomás. Un día descubre que en su ciudad, Barcelona, una clínica va instalar una máquina que induce al sueño lúcido, una máquina capaz de crearte una vida idílica a partir de los datos que recoja de tu ordenador personal.

Violeta decide participar en la fase experimental del proyecto, necesaria para poder comercializar el servicio como ya ocurre en EEUU. En la primera sesión todo parece normal, vive en la casa que siempre había imaginado junto a Tomás. Hasta que en el sueño lúcido aparece Pau, quien le cuenta que también está en un sueño lucido y del que Violeta se enamora como si no existiese un mañana. ¿Pau existe en la vida real? Es la incógnita que durante la obra se intenta descifrar.

Opinión de la obra

La obra está escrita en primera persona a través de la mirada de Violeta, por lo que estamos ante una narradora protagonista. Esto facilita la identificación con el personaje, que en cierto modo es al que más cariño coges. En mi caso, Violeta me ha parecido un personaje especial, bonito… es una chica a la que caracterizas de forma rápida y eso hace que disfrutes más de la lectura.

La trama es original. Al fin y al cabo, todos nos hemos preguntado alguna vez en nuestra vida cuestiones relacionadas con los sueños. Además, cuando uno tiene un sueño lúcido es algo que no olvida y que desea que se repita con el paso de las noches.

En cierto modo, el tema podría ser protagonista de cualquier capítulo de Black Mirror. De hecho, hay uno de los episodios, el cuarto de la tercera temporada y que se titula San Junipero que tiene rasgos parecidos: los dos tratan acerca de vidas simuladas. Es un tema que engancha.

Como la mayoría de las novelas románticas juveniles es un libro cuya prosa es sencilla y que se lee de forma fácil, por lo que es una obra recomendada para cualquier persona a la que le guste este género literario.

Lo que menos me ha gustado son los diálogos, ya que se quedan flojos. Esta percepción la he rescatado de todas las obras que he leído de Paola Calasanz. Desde mi punto de vista se quedan pobres, no son creíbles y eso hace que la lectura no se disfrute al 100%. Son diálogos de WhatsApp, por decirlo de algún modo.

En definitiva, es un libro que se lee rápido y que engancha de principio a fin, con una trama sencilla pero que no deja indiferente.

Vídeo Reseña: Suenas a blues bajo la luna llena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *