Lecturofilia, Librerías

Mandrágora, la librería donde los libros vuelven a cobrar vida

Entrar a una librería es como sumergirte en un mundo mágico en el que el tiempo desaparece, pero no descubres exactamente lo que es hasta que no entras en una de libros de segunda mano.

En una librería cuyas obras ya han tenido dueño, se respira un ambiente distinto a las convencionales, los libros huelen a historia, son libros que buscan que alguien les devuelva la vida. En estas librerías solo puedes dejar que sean los libros los que te escojan a ti. Así fue como una tarde cualquiera conocí la librería Mandrágora, en pleno corazón de Murcia.

Mandrágora, donde los libros vuelven a cobrar vida. Lecturofilia.

Mandrágora es de esas librerías con encanto y a la que no le falta detalle. Cada libro está en el lugar que le corresponde y lo único que puedes hacer es disfrutar de lo que tienes ante los ojos. En sus dos plantas puedes encontrar la obra que te propongas.

Mandrágora, donde los libros vuelven a cobrar vida. Lecturofilia.

Es obligado preguntarte, cuando recorres sus estanterías, acerca de qué historias esconden, aparte de la propia, los libros de segunda mano. ¿Por qué fueron abandonados? ¿Cómo eran las personas que los tenían en sus manos? Me gusta pensar que en el algún momento fueron el regalo de alguien, el motivo de una sonrisa, de una lágrima… La de vida que podemos dejar entre las páginas de una obra literaria.

Mandrágora, donde los libros vuelven a cobrar vida. Lecturofilia.

Por eso el olor a libro nuevo que tanto adoro se vuelve prescindible, porque el aroma de estas obras esconde algo más allá. Y eso es difícil de encontrar. Y en Mandrágora respiras esa sensación por doquier. Si paseas por el centro de Murcia, atrévete a comprobarlo.

 

Galería de imágenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *