Lecturofilia, Opinión

El placer de leer

Leer. 

  1. tr. Pasar la vista por lo escrito o impreso comprendiendo la significación de los caracteres empleados.

(Real Academia de la Lengua Española)

Nunca la definición de un verbo me ha parecido tan insulsa. Comprender, significación… ¿Realmente eso significa leer o así es cómo nos enseñan a leer en el colegio? No me extraña luego leer titulares como que el 40% de los españoles no lee nunca o casi nunca. ¿Por qué no analizamos en qué fallamos para que las personas no se sientan atraídas por la lectura?

Yo fui de las afortunadas. Casi aprendí a leer antes que a hablar. Mi mamá desde bien pequeña me enseñó las letras del abecedario y a su vez me mostró cómo esas letras se transformaban en sílabas y los sonidos que emitían. Creo que ese es el mejor legado que nunca nadie me va a dar: transmitirme la belleza de las letras.

Una vez entré al colegio me di cuenta de la realidad. Los libros que nos enviaban como lecturas obligatorias eran engorrosos, aburridos y… estaban escritos por el amigo del profesor. En mi caso, todas esas obras eran intentos de novela negra que acababan en final feliz. Mientras el profesor de Matemáticas nos hablaba una y otra vez sobre la importancia de los números y la cantidad de puertas que te abre en el plano profesional, el profesor de Castellano no le daba el atractivo suficiente a su asignatura. No exagero si digo que en aquella época odiaba leer y me pasaba la tarde frente al televisor viendo dibujos animados.

Todo cambió con la llegada al instituto, concretamente a Bachillerato, y mi entrada en la asignatura de Literatura Universal. No teníamos temario, ni exámenes… Solo un profesor que amaba leer. “Quiero morir el día que mi mente pierda la capacidad de leer”, nos dijo una vez en clase. ¿Habéis escuchado algo tan bello? Porque a mí aquello se me quedó grabado a fuego y ese día de 2010 nació Lecturofilia.

No recuerdo cómo llegó esa palabra a mi mente, pero por entonces empecé a leer a Charlotte Brontë, Dante, Shakespeare, Murakami… Y la lectura, junto con escribir, se convirtió en mi forma de vida.

Por ello leer no es comprender. Eso lo hace cualquiera. Leer es sentir a los personajes, saber que están vivos dentro de ti, hablarles, gritarles… Leer es vivir más allá de tu propia vida, viajar a sitios que en el plano real no existen, aprender palabras… Leer es lo más bello que ha inventado el ser humano. Quien ama de esta manera la lectura, solo necesita un libro para ser feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *